Tuvo la fuerza de voluntad para salir adelante después
de haber vivido en la calle. Hoy, desde El Correcamino ofrece
un trabajo que dignifica.

Con calidez, frescura y buena onda, Coco nos enseña frase tras frase. Su propia historia es un testimonio vivo de cómo salir adelante, y no bajar los brazos. De aprovechar las oportunidades que la vida nos presenta, aún cuando haya momentos en los que todo parezca imposible.

“Aprendimos a leer y a partir de ahí conocimos nuestros derechos, que también nos invitaban a asumir responsabilidades. Entonces fuimos a trabajar en higiene y seguridad, lo que se convirtió en distintivo de la cooperativa”, nos cuenta Coco. Este empoderamiento fue el que los hizo pasar de cartoneros a promotores ambientales, según sus palabras.

Hoy, la cooperativa El Correcamino recolecta cartones las 24 horas del día los 7 días de la semana, con plena conciencia ecológica e higiénica. Para Coco, se trata de un servicio a la ciudad, ya que necesita estar limpia. Además, reciben materiales reciclables directamente de empresas. Este es el caso de DIRECTV: el año pasado procesaron 27 toneladas de cartón provenientes de la compañía.

“Con el Correcamino somos poderosamente libres. Somos protagonistas de la mejora de nuestra propia vida”, agrega Coco. Sin dudas, una historia que nos conmueve y transmite esperanza.

“Es una caricia que una empresa se interese y confíe en nosotros”.

MÁS HISTORIAS