Una acción de voluntariado en la Escuela 32 de Vicente López
nos hizo descubrir a la cocinera más amorosa y emprendedora
de todas.

Su mamá le insistía que aprendiera a cocinar como ella. El día que le hizo caso, Zunilda Mendez se dio cuenta de que llevaba un don adentro. Así fue como se acercó a la Escuela 32 de Vicente López y hace 22 años tiene el delantal y el orgullo por el colegio bien puestos. Con la frente en alto, Zuni afirma que “ella quiere lo más para el colegio”.

Todos los días prepara el desayuno para todos los chicos y docentes de la escuela. Después, recibe los ingredientes para cocinar ese día, pasa por la huerta y cosecha especias para condimentar los increíbles platos que prepara al mediodía, cuando la panza empieza a hacer ruido y todos los alumnos corren para ver el menú que los espera.

Hoy, la famosa cocinera de la Escuela –famosa porque todos hablan de ella, y porque se hace notar- ejerce su amor por la cocina todos los días en el colegio y también a la salida, ya que se anotó en la carrera de Chef y dedica todos sus martes a la cursada. Además, le quedan algunas materias del secundario, que está por terminar, con mucha voluntad, esfuerzo y horas de estudio.

Zuni está convencida de que su misión en esta tierra es estar con los chicos. Según ella, “un abrazo de ellos, vale más que mil millones de dólares, es maravilloso todo lo que te brindan”.

“Un abrazo de los
chicos vale más
que mil millones
de dólares, es
maravilloso todo
lo que te brindan”.

MÁS HISTORIAS